jueves, 26 de enero de 2017

Global Game Jam 2017, Espacio Res en Sevilla

¡Por fin he podido ir a participar a una jam en Sevilla sin preocupaciones! Mi compañera de trabajo Bea y mi colega Jose han tenido la genial iniciativa de organizar una sede para la Global Game Jam por primera vez en la ciudad. Me daba mucha pena no asistir a la Game Jam ODB, pero lo más apropiado me pareció apoyar la iniciativa local, que en Córdoba ya tienen rodaje :) ¡Además lo de poder participar a un paso de casa es un puntazo!

Aquí algunas entradas anteriores sobre mis experiencias en Global Game Jam:
El evento tuvo lugar en RES, un espacio muy bien situado y con unas instalaciones geniales . La iluminación, la conexión y el mobiliario eran perfectos para un evento de estas características. Por si fuera poco, los organizadores se tomaron la molestia de mantener abierto el local ininterrumpidamente, por lo que te podías quedar allí a echar una cabezadita... ¡No fui tan valiente en esta ocasión!
Me tocó un grupo potentísimo. ¡Considero que tuve mucha suerte! Por una parte tenía a Carlos Cornejo, que tiene bastante experiencia en jams en diversos perfiles, toda una garantía de perfil polivalente. También tenía a Angie, una compi de trabajo que se dedica al 3D y que trabajó de manera brillante y con una predisposición admirable. Por último, contábamos con Jesús, que no había tocado nunca el motor aunque sabía programar, que estuvo empapándose a tope de C#.

El tema elegido fue "waves" y aunque pensé que iba a ser fácil al principio, tardamos bastante en dar con un concepto que nos convenciera. Comenzamos a pensar en line renderers y de ahí pasamos a la idea de saltar a la comba utilizando character joints. Teníamos un concepto casi cerrado cuando nos dimos cuenta de que estábamos forzando demasiado...
A última hora de la noche del viernes decidimos ir a por algo humorístico y ¿por qué no? ¿Por qué no situar el juego dentro de un microondas? ¿Por qué no meter algunos personajes graciosos? ¿Por qué no unas salchichas? ¡O mejor! ¡Croquetas!

Angie se curró una croqueta muy cuqui que era perfecta para el tipo de juego que queríamos hacer: directo, multiplayer y con una jugabilidad sencilla. Aquí la tenéis sudando la gota gorda mientras corre sobre el plato del microondas placeholder.
En esta jam montamos un repositorio en bitbucket del que más o menos estuve encargado. Podéis bichearlo aquí. Primero empezamos a usar ramas, pero al final fuimos todos a develop con pequeños commits y ya está, que era más sencillo. Lo esencial era ir comunicándonos y no tocar lo mismo dos personas diferentes. Más o menos pudimos trabajar por prefabs, aunque al final de la jam empezamos a soltar en el proyecto algunas perlitas... Siempre digo esto (lo leí en alguna parte):
Programar en una jam es como barrer debajo de una alfombra: barres, metes todo debajo de la alfombra, y luego grapas la alfombra al suelo.
La noche del sábado me la tiré para hacer el sonido. Básicamente hice un par de cositas en Renoise. ¡Me parecía la ocasión perfecta para desempolvarlo! Fue bastante divertido echar un ratito con él e intentar hacer algo simpático. ¡Al final ganamos el premio al mejor audio!
Al final de la jam sufrimos moderadamente... Llegó la hora de la comida el domingo y todavía no teníamos el bucle completo. Montamos el menú a trancas y barrancas y estuvimos arreglando bugs hasta prácticamente la prueba del jurado. ¡Menos mal que hicimos un poquito de playtesting! Nos dimos cuenta de que no habíamos puesto límites al movimiento de las croquetas y al intentar arreglarlo, lo rompimos todavía más.

Petrut nos echó un cable importante con la parte visual el domingo: ajustando algunas cositas de shaders y texturas, ¡el look del microondas mejoró muchísimo!
Se nos quedaron muchas ideas en el tintero y la versión de la jam tiene un puñado de bugs interesantes, pero ¡es lo normal! A ver si nos ponemos de acuerdo y lo dejamos un poco más redondo en las próximas semanas.

Para terminar, quería agradecer el buen trabajo a la organización, al espacio y a todos los participantes por el gran ambiente de creatividad. Si queréis leer un poco más sobre lo que allí se coció, os recomiendo la Carta Abierta de Clarisa, que refleja muy bien el tipo de sensaciones e ilusiones que se viven en un evento así. ¡Espero que tengamos otra jam en la ciudad muy pronto!