sábado, 8 de febrero de 2014

Trabajos creativos y orgullo

"Trabajos creativos". ¡Oh qué bien! Uno se imagina todo el día imaginando y haciendo lo que le gusta sin ningún tipo de restricción y, además, cobrando. ¡Qué maravilla! Cuando empiezas, las ganas son desbordantes: "por fin la oportunidad que estaba esperando". 

Luego la realidad es tan diferente. No tiene nada que ver hacer cosas "para ti" con hacer cosas "para los demás". Se introduce un elemento diferenciador: el criterio del "ok".

Creo que hay una lección súperimportante que hay que tener en la cabeza desde el minuto uno en el que trabajas como creativo: "tarde o temprano, van a poner pegas a tu trabajo". Esto no es necesariamente algo malo. Cuando un jefe o un cliente, te "echa cosas para atrás" no quiere decir que "esté mal hecho" (normalmente). Quizás no es lo que se pedía, o no es lo que hacía falta. Lo mismo para "hay que cambiar esto o lo otro". ¡Malditos cambios!

Siempre nos quedará una partidita entre acierto y error...
Pues bien, hay gente que se tira trabajando años y años y parece que esto no le entra en la cabeza. Tienen la vena de "artista" palpitando todo el rato (de la cual yo creo que carezco) y consideran un insulto cualquier pega que le pongan. Esto crea un enfrentamiento innecesario y una tensión y disposición negativa al trabajo importante. Y no hay nada peor que tener que poner tu buen hacer en algo que toma forma de espinita.

Establecer canales de comunicación bien establecidos con el cliente es súperimportante. El cara a cara creo que hoy en día debería tener mayor importancia, porque a menudo las relaciones por e-mail y otros medios electrónicos son demasiado frías y carentes de toda comunicación no-verbal. Escuchar, escuchar, escuchar y comprender.

No quiero decir que el cliente siempre tenga la razón. Las decisiones del cliente a veces son criticables, especialmente cuando no sabe delegar ciertas decisiones... y cuando cambia de parecer mágicamente, saltándose referencias iniciales y protegiéndose en el "ca'unísmo".

Admiro mucho a la gente que simplemente "vende" lo que hace y que no necesita clientes. ¡Auténticos privilegiados!

En fin, es sábado, llueve, estoy haciendo música para un juego y acabo de cumplir 31 años ;) Post un poco random.