domingo, 6 de septiembre de 2009

Primer taller / festival de improvisación de Málaga

El jueves tuve la oportunidad de asistir y actuar en el Primer taller / festival de improvisación de Málaga, organizado por la EMFA (Experimental Music From Andalusia). Como era una actuación por la tarde, aprovechamos la noche del miércoles para ir a la jam session del De Buddah Madre en Vejer :)


Fuimos un poco de paso para colaborar con weiwuwei en un pequeño show que ejemplificaba un taller de improvisación impartido en La casa invisible. El sitio la verdad es que me gustó mucho (sobre todo la tetería).

Básicamente el concierto fue una mezcla de drones, ritmos extrañísimos, idas de olla y... libertad. Cerca de una hora de cosas que uno no se atreve a hacer en un escenario muy a menudo. Fue muy divertido hacerlo la verdad, pero hay algunas incógnitas que me fallan en la ecuación de la música experimental. Quiero puntualizar que me encantan ciertos subestilos e incluso me considero fan de gente como Veem, Stars of the Lid o souns. Existen muchas formas de entender la música y seguro que ninguna es mejor que otra, pero no puedo evitar dar mi opinión aquí :) Estuve sólo el jueves y con lo que digo a continuación no critico ni mucho menos al festival, que me parece una iniciativa excelente. Se trata más o menos de una confrontación interna.

Lo que más me chirría es que en este tipo de cosas se busque la atención del público. Creo que es una música que no necesita público ni actuaciones. La mirada del tercero me parece completamente inútil y de alguna forma atenta contra el acto de comunicación íntimo *entre los músicos* que creo debería ser este tipo de performance. ¿Se intenta vender ruido y caos a precio de sinfonía? ¿Alguien de verdad está interesado en comprarlo?

Otro error me parece caer en los purismos. Decir que quieres hacer música experimental que sea completamente libre y luego decir que no se pueden utilizar patrones no me parece muy coherente. El afán de querer desligarse de la herencia cultural y todo eso creo que no tiene mucho sentido. ¿Por qué no aprovechar lo que ya tienes? ¿Por utilizar, al menos parcialmente, lo que ya has aprendido vas a hacer algo menos creativo? Creo que por inercia, y en parte por la búsqueda de la excentricidad misma de la que muchos se sienten orgullosos, se caen en supuestos fáciles que a menudo no son muy cuestionados.

Mi opinión es que si quieres hacer algo anárquico y experimentar de verdad, para empezar no intentes adoctrinar a nadie, ni pongas reglas, ni hagas talleres. Organízate tú mismo, grábate, vete a la playa a tocar o súbete a la azotea de tu edificio y disfrútalo. ¿Para qué necesitas más? Móntate una netlabel, construye tus propios instrumentos, hazte un blog, júntate con músicos/as con los que comunicarte y ya está.

Pero bueno, ya lo decía Frank Zappa: Shut up and play yer guitar!

PD: Kosmoplovci ftw!