sábado, 11 de febrero de 2017

#freakend juegos 2017

Ya hace un año que acudí por primera vez a este evento. ¡Cómo pasa el tiempo! Freakend es un encuentro de desarrolladores de videojuegos que tiene lugar una vez al año en la Sierra de Madrid. Viene muchísima gente interesante, gente con mucha experiencia, gente más novata... ¡pero todos con ganas de aprender y empaparse!

Este año íbamos una buena expedición desde Sevilla, y tuvimos a bien salir un poco más temprano que el año pasado, para llegar a tiempo a la charla de presentación y a la cena del viernes. El viaje son siete horitas de coche, pero con la cantidad de paridas que vamos diciendo, se pasan rápido. La playlist de este año consistió básicamente en la banda sonora de Double Dragon Neon, Music for the Jilted Generation, Cat Astro PhiPPPPPP y alguna cosilla más que había por el coche. A ver si para la próxima nos lo curramos un poco y no improvisamos tanto. ¡Pronto los CDs de David estarán completamente degradados!


Esta edición tuvo lugar en un alojamiento rural de Becerril de la Sierra (Madrid), en el Hotel Las Gacelas, cuya planta baja invadimos al 100%. La verdad que el cambio de sitio ha sido para bien, que el año pasado pasamos un poquitín de frío. Este año el acceso era más sencillo, las habitaciones más cómodas, mejor comida y teníamos una sala muy amplia dedicada al cacharreo.

La dinámica fue un poco más relajada que en la edición anterior, que en mi opinión, adoleció de tener un número de charlas excesivo. Este año sólo hubo un track y hubo tiempo suficiente para hablar distendidamente con la gente hasta altas horas de la madrugada. De media me quedé hasta las seis y levantándome a las once (¡el desayuno era hasta las doce y había que apurar!).


Estuve en casi todas las charlas, y señalaría que las que más me entusiasmaron fueron la de 50 sombras de eSports de Nacho Lasheras, la mesa redonda sobre presencia en VR de Diego Bezares (que se prolongó hasta bien entrada la madrugada), hacking de juegos con JS de Carlos Hernández, narrativa ambiental de Juan Fernandez de Ninja Theory, la presentación de Fabric Engine de reality3d, la de Unai Landa sobre desarrollo y mantenimiento de su propio motor en Digital Legends y por supuesto la de Zalo sobre ZGB. ¡Hubo muchas más! El nivel la verdad creo que estuvo muy muy bien y no hay muchas ocasiones de disfrutar de algo así sin salir del país.

El nivel de "tecnicismo" de las charlas yo creo que fue adecuado. Por lo que he presenciado y he ido leyendo sobre las últimas ediciones, creo que el evento se va abriendo cada vez más a perfiles más diversos y no está centrado únicamente en programación. Había algunas más hardcore que otras, y si tropezabas con alguna que estuviera demasiado lejos de tu scope de trabajo (algo natural, porque el tema de hacer juegos incluye disciplinas muy diferentes), siempre podías quedarte a cacharrear fuera o a charlar con otros asistentes en la sala del café.


Este año hubo mucha, muchísima VR. ¡Ya se veía venir, pero no me esperaba tanto tan de repente! En la sala de cacharreo había un montón de dispositivos funcionando y parece que es definitivamente uno de los focos de interés general de los asistentes.

Como extra, tuve la ocasión de ver y reencontrarme con mucha gente que no veía desde los años en que iba a demoparties: los hermanos Tromp, Kile, r3d, etc. La verdad es que veo que la gente sigue en la misma dinámica, ¡pero los años no pasan en balde! La sensación de terminar el evento es parecida a las de las parties de antaño: ganas de hacer cosas y energías renovadas para seguir en este tipo de fregados... Uno de los puntos fuertes del evento es que puedes, simplemente, hablar y conocer un poquito más a la gente. No faltaron los piques al Samurai Gunn con Ludipe, las charlas sobre NeoGeo con David Jaumandreu o la sesión de bicheo de ASM de NES con Miguel Murat y David Colmenero.

Quería agradecer a Jorge todo el trabajo de organización, así como a todos los asistentes y compañeros de viaje por compartir un fin de semana muy enriquecedor. ¡Espero poder repetir el año que viene!