jueves, 3 de enero de 2013

Ideas majaderas de síntesis (III): nivel != volumen

"De la colección frecuencia y tono no son la misma cosa".

Hoy he estado un par de horas muestreando una serie de notas para hacer mis propios instrumentos mapeados en Renoise y he llegado a una idea, bajo mi punto de vista, muy bonita. Vamos, es una chorrada, pero es una forma de explicar algo que la gente normalmente no considera demasiado.

Mi procedimiento era bastante cerrado: elegía un patch que me gustaba, tocaba un poco con él y jugueteaba con el nivel del previo para petarlo un poco. Tuve la idea de utilizar distorsión analógica para hacerme un banco de sonidos un poco sucios. Una vez tenía un buen nivel, comenzaba a grabar pulsaciones a la misma velocidad (valor 127, o sea, hostiazo como si no hubiera mañana) y con una duración adecuada para poder hacer bucles si se encartara. Estas pulsaciones seguían un patrón ascendente de C3, G3, C4, G4, C5, etc.

Vale, realmente hubiera sido más eficiente grabar una serie de tritonos para que todas las muestras se estiraran lo mismo hacia arriba y hacia abajo, pero... terminé como empecé. Como idea accesoria y parásita, se me acaba de asomar a la cabeza la posible relación entre cómo muestrear un instrumento y el concepto de los modos de transposición limitada de Messiaen. Con instrumentos que puedan dar más de doce tonos diferentes podría ser divertido...

En fin, la cuestión es que en un momento de esos en los que uno se queda atónito mirando la pantalla, observando las formas que dibuja el nivel de grabación, (como si fueran nubes, buscándoles forma), me pareció que lo que estaba haciendo era una forma bastante guay de entender la curva de Fletcher-Munson, de la que pongo una gráfica extraída de wikipedia.


Básicamente, lo que dice esta curva es que nuestro oído no funciona de forma plana. O sea: no necesariamente dos ondas sonoras de diferentes frecuencia y misma intensidad son percibidas al mismo volumen. Y a esto precisamente iba... normalmente cuando maneja archivos de audio, tiende a pensar en que existe una relación completamente proporcional entre nivel de grabación y volumen, cuando no es estrictamente cierto: la frecuencia de la onda es un factor determinante. Vamos, que llevamos una EQ de serie que podemos aprender a conocer bien, pero que no podemos cambiar.

Durante mi grabación, observaba que a medida que iba subiendo en el registro del teclado, el nivel de grabación parecía bajar, pero el volumen no cambiaba realmente :) Para que la percepción de las notas en diferentes regiones del teclado sea uniforme, definitivamente NO hay que normalizar individualmente cada muestra (peak).

Pues eso... nivel y volumen no son la misma cosa. ¡Volumen es intensidad percibida! Tengo que buscar un libro de psicofísica que tenía por ahí...