lunes, 10 de enero de 2011

Bob Moog y Andrés Segovia

Cuando a finales de los años 60 el mercado de los sintetizadores no había acabado de eclosionar, la pequeña fábrica de Bob Moog en el apacible pueblo de Trumansburg se dedicaba esencialmente a hacer amplificadores baratos para guitarra. En plena efervescencia rockera, los japoneses eran capaces de producir un montón de guitarras baratas que se vendían a todo el mundo. Los amplificadores eran otro cantar: eran pesados y eso encarecía muchísimo su distribución.

Moog y Walter Sear, su principal socio, comenzaron a fabricar y vender amplificadores bajo el nombre de Amper. Poco a poco fueron consiguiendo más y más encargos, lo que ayudaba a rentabilizar los costes mucho más efectivamente. El modelo Amper I costaba 9,65USD y el llamado Amper II 14,50USD de la época. Los componentes a menudo eran de calidad más que dudosa, lo que a veces provocó que se devolvieran "camiones enteros" de amplificadores.

Para limpiar su imagen y empezar de cero, cambiaron los nombres de los amplificadores a Segova.

Pasado un tiempo, Sear escribió a Robert: "Andrés Segovia ha amenazado con demandarnos por el uso de su nombre... cambia el nombre de la marca a Sekova inmediatamente".